La prueba de la glucosa.

Entre la semana 25 y la 30, debes hacer la prueba de la glucosa.

Consiste en un análisis de orina y de sangre. Una vez me tomaron la muestra de sangre, me dieron un líquido muy dulce para beber, se parecía a un acuarius de naranja pero mucho más azucarado y denso. Después me tuve que sentar en un sillón reclinable con un montón de embarazadas que también esperaban. El vernos a todas sentadas o semi-tumbadas debía ser una imagen peculiar… Tuve que esperar una hora al cabo de la cual  me volvieron a tomar otra muestra de sangre. Me dijo la enfermera que si encontraban algo malo me llamarían por teléfono, sino es que está todo bien. Por tanto, tendré que esperar. Supongo que no tardarían más de una semana en llamar.

Esta prueba se hace para detectar un posible caso de diabetes gestacional, en cuyo caso te ponen a dieta ya que es peligroso para el bebé. “El principal inconveniente que acarrea padecer diabetes gestacional es que tu feto puede crecer excesivamente, dificultando tus posibilidades de tener un parto vaginal y/o aumentando las complicaciones del parto. Para evitarlo, si padeces diabetes gestacional te someterán a una dieta baja en hidratos de carbono de absorción rápida, ejercicio y a unos controles de los niveles de glucemia”. Esto último viene en esta guía, muy instructiva.

Para esta prueba tuve que estar en ayunas y, tras levantarme a las 7:00 de la mañana no pude desayunar hasta las 12:00. Qué hambre pasé…

Anuncios

Un pensamiento en “La prueba de la glucosa.

  1. Pingback: El séptimo mes. | Dos palitos rosas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s