Clases de preparación al parto.

El martes pasado fui a mi primera clase de preparación al parto. Éramos unas 15-20 chicas sentadas en el suelo encima de colchonetas y con un montón de cojines. 15-20 barriletes… era una imagen graciosa.

La “profe” es la matrona a la que voy a hacer mis visitas rutinarias. Es muy maja. En esta primera clase, que dura unas dos horas y media, hablamos un poco de todo. Planteamos dudas a las que María José nos contestó. Vamos a tener 8 clases y en cada una trataremos temas diferentes, dos clases para la lactancia materna, las contracciones y el parto, la epidural, el post-parto, y alguna cosa más que me dejo en el tintero. Las dudas de las chicas eran las de cualquier embarazada, incluida yo. Preguntamos por las contracciones y cuándo ir al hospital. En este tercer trimestre, puedes tener contracciones esporádicas. Allí un par de chicas decían que las tenían. Si son pocas y espaciadas, solo hay que tumbarse de lado y esperar a que pasen. Si no se pasan y se vuelven más frecuentes, en mi caso (antes de la semana 35) debería ir a urgencias y me las pararían. Después de la semana 35, ¡significa que estás de parto! Si rompes aguas, también tienes que ir al hospital.

Hablamos del hospital concreto en el que vamos a dar a luz. Allí puedes tener a tu pareja desde el principio contigo, hasta el final, a menos que tengan que realizar una intervención tal como usar ventosa o forceps o bien pasar a una cesárea. Puedes estar en la posición más cómoda para ti; de pie, en cuclillas, hay sillas especiales y pelotas de pilates. Para el pujo final te tumban en la camilla. El personal de este hospital tiene fama de ser muy bueno y muy amable. Se tiende a realizar cesáreas lo menos posible, por eso a veces hay madres que están muchas horas ya que se intenta esperar lo máximo posible antes de intervenir quirúrgicamente. Lo mismo pasa con la episiotomía; no la hacen por protocolo, sino que intentan que dilates lo máximo posible y solo se hace si es realmente necesario. Los porcentajes para estas dos intervenciones, en este hospital, son más bajas que en los privados de la zona. Éstos suelen programar los partos para que sean en horario laboral y no vayas a dar a luz en plena noche… Para ello hacen cesáreas o te inducen el parto. Asimismo, cuando se presentan complicaciones estos privados te envían al hospital público al que voy a ir. Así que éste me merece toda la confianza.

María José también nos explicó lo que es el masaje perineal. Hay que empezar con él a partir de la semana 34. Está indicado para que la dilatación sea más fácil, evitar las episiotomías y que la zona se recupere mejor en el post-parto.

Hablamos también de la importancia de hacer ejercicio: caminar (más de media hora…), nadar, hacer bici estática, pilates para embarazadas…

Dos horas y media dan para muchas más cosas pero por lo general de todo esto es de lo que hablamos. Estuvo muy entretenido y aprendí bastantes cosas. El martes que viene, entraremos en materia. Ya contaré por aquí lo que me vayan a enseñar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s