Compritas de otoño.

Un post rápido para compartir mis nuevas adquisiciones.

Lucía necesitaba calzado de otoño, ya que hasta ahora hizo bastante calor y todavía seguía llevando bailarinas de verano, zapatillas de tela y hasta sandalias. La verdad es que tuvimos suerte con el tiempo que hizo. Pero ahora ya hizo su aparición la lluvia y tuvimos que empezar con el cambio de armario.

Lo primero que compré fueron estos tres pares de zapatos. Dos pares de bailarinas, ya con colores más oscuros, marrón y azul marino, y también unos tenis de caña alta. Me encanta combinar las bailarinas con vestidos y pantys. Hoy ya estrenó las azules, pero no tengo fotos.

Ya iré compartiendo más compritas… que a mí, eso de ir de tiendas y renovar el armario me chifla…

Anuncios

Sillas de paseo, ¿cuál elegir?



Cuando nació Lucía me prestaron el carrito tres en uno de Bebecar. Traía el capazo, la sillita y el maxi cosi. La verdad es que me vino muy bien el préstamo, ya que un carro de estas características es muy caro, y al final lo usas solo unos meses. El carro está muy bien, es de buena calidad (era de segunda mano pero como si estuviera nuevo), rueda bien. Lo único que no nos gustaba era que ocupaba mucho. Yo tengo un coche pequeño y para llevarlo, solo podía poner la estructura de las ruedas en el maletero, quitando una rueda, y el capazo o la silla iban dentro del coche. El capazo lo usamos los primeros meses hasta que Lucía supo sentarse sola. Después nos pasamos a la sillita. La puedes colocar mirando para ti o bien mirando hacia delante. Yo la puse mirando para mí durante bastante tiempo, porque el bebé está más tranquilo si ve a su mamá. Cuando ya fue más espabilada la puse mirando hacia delante ya que le gustaba ver la calle. En cuanto al maxi cosi, hay muchos padres que lo usan para pasear, sin embargo a mí no me gustaba. Recomiendan que el bebé no esté más de dos horas en esa postura medio sentada ya que no es bueno para su espalda, por lo que si pretendes pasarte unas horas fuera, de compras o haciendo recados, pues no vale. Yo lo usé como silla para el coche. Durante los primeros meses va genial porque está muy recogidita ahí.

bebecar bebecar

En otro post hablaré de las sillas para el coche. Igual que las de paseo, son todo un mundo…

En cuanto mi hija fue más grande, y se sentaba bien, nos decidimos a comprar una silla ligera. Después de hacer un examen exhaustivo de las ofertas del mercado, nos decidimos por la Inglesina Trip. Concretamente en color rojo. A mí me gustaba mucho la violeta, pero era muy de niña y si después viene un nené… pues no valdrá… La elegimos porque las opiniones en internet eran muy favorables. Es manejable, resistente, con ruedas  de verdad y no las que llaman “rodamientos”, y se dobla muy bien ocupando poco espacio. También es ligera, la puedes levantar con una sola mano. Estoy muy contenta con ella. Lo único que no me convenció fue que no se reclina totalmente en horizontal. Pero de todas formas ya hace bastante tiempo que Lucía no se queda dormida en la silla. Además, aunque la niña ya camina y corre, aún la necesitará durante bastante tiempo, así que creo que fue una buena compra.

trip inglesina

 

Por último, comentar que habrá que comprar sabanitas y mantitas para el capazo (a mí me coincidió en invierno, así que llevé a mi hija muy tapadita con toda clase de “ropa de cama”… y luego hay unos saquitos en tamaño estándar para acoplar a las sillas. Son como sacos de dormir, por lo que la niña no corre el riesgo de destaparse. Hay una variedad tremenda, con un amplio abanico de precios. Para el verano también es recomendable tener varias fundas para la silla para ir cambiándolas. Al final se manchan bastante, con la comida, la merienda o algún incidente… Y no se puede salir de casa sin una buena bolsa que vaya colgada de la silla. Las hay que son específicas para ello, pero yo compré una que es más tipo bolsa para ir al cole. Tiene una buena asa que se cuelga de la silla, es amplia y ahí podemos llevar de todo… la ropa de recambio, tres o cuatro pañales, baberos, agua y la merienda… Todo lo que haga falta para pasar el rato fuera de casa.

La semana 35.

Estas dos semanas he seguido con mi rutina de trabajo, clases de preparación al parto, piscina y pilates; además de las tareas del hogar y el ocio habituales.

Lo que sí he notado fue un aumento de la incomodidad que supone una barriga de ocho meses. Durante las noches, no duermo nada bien ya que me tengo que girar de un lado al otro cada dos por tres porque sino me empiezan a doler las caderas o las costillas. Pongo una almohada entre las piernas, pero aún así no estoy cómoda. A la hora de girar hago números ya que tengo que trasladar todo el peso de la barriga de un lado a otro de mi cuerpo y duele. Además de tener que levantarme como mínimo una vez cada noche para ir al baño. Mi vejiga se ve cada vez más comprimida… Así que a veces me levanto a las 5 de la mañana y desayuno o hago algo para distraerme. Otras veces no espero a que suene el despertador sino que me levanto antes ya que no aguanto en cama.

Esto no es todo, por el día en el trabajo no estoy nada cómoda tampoco. A medida que pasan las horas me duele cada vez más la espalda y las ocho horas laborales se me hacen muy difíciles. Por eso he decidido pedir cita en el médico para que me dé la baja. El lunes que viene por la tarde me la dará y ya no acudiré a trabajar. Esto me alegra mucho porque podré descansar y dedicarme a descansar y también a las tareas del hogar, que son muchas, sobre todo relativas a la preparación del “nido”.

En cuanto a esto último, estamos preparando todo para la llegada de nuestra niña. La habitación va cogiendo forma con su cuna, un parque que nos prestaron, y más cositas. El armario ya contiene mucha ropa de bebé, zapatitos y patucos, ropa de cama, etc… Hace poco también compramos todo lo necesario para la higiene de la niña. Ésta es la lista de lo necesario para un recién nacido (a parte de la ropa):

– pañales

– toallitas

– jabón para bebés

– esponja natural

– corta uñas (a los bebés les crecen las uñas muy rápido, tanto que hay que cortárselas cada 3 días aproximadamente)

– crema hidratante

– es bueno tener también una crema específica para las irritaciones del pañal por si hace falta

– termómetro para la bañera

– cepillo para el pelo (opcional)

– toalla de baño o capa

Por otra parte, también preparé mi bolsa para llevar al hospital. Conviene tenerla lista en esta época por si el parto se adelanta. Contiene lo siguiente:

– documentación (DNI, tarjeta de la seguridad social, consentimiento de la epidural)

– camisón que se abre por delante para amamantar, bata, zapatillas, chanclas para la ducha, un pantalón de pijama y calcetines. El camisón te lo piden para que cuando te venga a visitar el médico te pueda ver fácilmente, pero después de su visita puedes ponerte un pantalón de pijama si estás más cómoda.

– braguitas desechables

– compresas post-parto (aunque en el hospital público te las dan, pero como no lo sabía, las compré)

– sujetadores de lactancia y discos absorbentes para los pezones

– un secador (no para el pelo, sino para secar los puntos de la episiotomía o de la cesárea, en su caso, después de la ducha).

– un neceser con todos tus productos de aseo.

– unas toallitas desinfectantes para el baño (ya que lo normal es que el baño solo lo compartas con tu compañera de habitación, pero las visitas suelen usarlos también, y hay que prevenir cualquier infección)

Mi pareja debería prepararse también un neceser y algo de ropa cómoda o directamente un pijama, pero de momento él no preparó nada.

Para el bebé tengo preparada la ropa que le vamos a poner para salir del hospital junto con un arrullo. Durante su estancia, el hospital le proporciona todo (ropa y pañales).

Ahora que se acerca la fecha, tengo muchas ganas de que llegue ya el momento ya que estoy se está haciendo muy difícil. La barriga pesa mucho, me canso enseguida y me duele mucho la espalda. Menos mal que tengo mis sesiones de piscina y pilates en las que ejercito todos los músculos suavemente, estiro bien todo mi cuerpo y me relajo.

Ya iré contando la recta final aquí en el blog.

Más compras.

Desde el post de las primeras compras hemos vuelto a algunas tiendas que seguían de rebajas y compramos más cositas.

En el Carrefour tienen ropa de bebé muy mona. Aprovechamos las rebajas para compras más pijamas, bodys y algún modelito para la calle. Como la vez anterior, cogimos varias tallas para tener para varios meses.

En Portugal, dónde fuimos a pasar un día de vacaciones, también compramos dos conjuntitos para la primavera-verano del año que viene. Se nos cae la baba cuando vemos esa ropita. Me va a encantar vestir a mi muñequita.

Por último, el día que fuimos al Ikea aprovechamos para ir al Primark situado en el centro comercial contiguo. Los precios también son muy bajos y compramos bastantes cosas, esta vez casi todas eran para recién nacido, que por mucho que el bebé crece rápido hace falta vestirlo los primeros días, ¿no? Lo más bonito que encontramos fue ese buzo en forma de osito para salir a la calle en invierno…

Por último comentar que la camiseta del baby-batman es de la sección de niño (no de niña) de Zara, pero me pareció tan bonita que la compré igualmente. No subiré toda la ropa que vaya comprando porque esto sería muy repetitivo, sin embargo, cuando algo me llame especialmente la atención lo publicaré.

ropita 2

Primeras compras para el bebé.

Ya llevaba un tiempo yendo a tiendas de bebés para ver ropita pero no sé por qué razón no me atrevía a comprar nada. Mi madre ya me compró cositas y tejió un par de chaquetitas de lana, junto con unos patucos, pero aunque me los enseñó, los tiene en su casa y no me los va a dar hasta que nazca la niña. Así que yo, en casa, todavía no tenía nada para ella. El otro día por fin nos decidimos. Fuimos a H&M, que tienen ropa de niños preciosa, y como estaban de rebajas, encontramos varias prendas super-monas y baratas! El tema de la talla es un poco complicado. Creo que lo que hay que hacer es no comprar demasiado pequeño, porque el bebé puede nacer grande y además crece tan rápido que no le da tiempo a ponerle toda la ropita pequeña que compras y te regalan. Así que no compramos nada de 0 meses. Lo más pequeño marcaba 1-2 meses y luego otras prendas ya eran de 2-4 meses y 4-6 meses.

Las revistas te aconsejan tener el siguiente listado de ropita:

– 8 bodys

– 8 pijamas enteros

– 3 dos piezas

– 2 pares de patucos

– 1 gorro

– 8 baberos

– 1 arrullo

– 1 capa de baño

– 1 saco de dormir

– 1 traje de buzo para la calle (si es invierno, claro)

– 1 par de manoplas

– 4 pares de calcetines.

Aconsejan también que todo sea de tejidos naturales como el algodón para que sea más suave para la piel del bebé.

Yo he comprado algunas de las cosas de esa lista, bodys, algún pijama, algún conjunto de dos piezas, también una “ranita” y dos pares de pantys, que me tienen enamorada. El pijama de superman fue un capricho porque nos pareció de lo más mono! Pero la verdad es que debería ser de manga y pierna larga porque será invierno… pero bueno, seguro que podemos ponérselo de todas formas.

primera compra bebéprimera compra bebé2

Otra tienda que nos pareció barata con ropa bonita es Zippy. Supongo que iremos dentro de poco para echar un ojo y comprar gangas rebajadas. Los hipermercados como el Carrefour o el Alcampo también tienen cositas chulas. Ya iremos algún día a ver. Ahora tengo esa ropita colgada en el armario, lista para llevarla al piso nuevo y estrenar el armario de la habitación de la peque.