Sillas de paseo, ¿cuál elegir?



Cuando nació Lucía me prestaron el carrito tres en uno de Bebecar. Traía el capazo, la sillita y el maxi cosi. La verdad es que me vino muy bien el préstamo, ya que un carro de estas características es muy caro, y al final lo usas solo unos meses. El carro está muy bien, es de buena calidad (era de segunda mano pero como si estuviera nuevo), rueda bien. Lo único que no nos gustaba era que ocupaba mucho. Yo tengo un coche pequeño y para llevarlo, solo podía poner la estructura de las ruedas en el maletero, quitando una rueda, y el capazo o la silla iban dentro del coche. El capazo lo usamos los primeros meses hasta que Lucía supo sentarse sola. Después nos pasamos a la sillita. La puedes colocar mirando para ti o bien mirando hacia delante. Yo la puse mirando para mí durante bastante tiempo, porque el bebé está más tranquilo si ve a su mamá. Cuando ya fue más espabilada la puse mirando hacia delante ya que le gustaba ver la calle. En cuanto al maxi cosi, hay muchos padres que lo usan para pasear, sin embargo a mí no me gustaba. Recomiendan que el bebé no esté más de dos horas en esa postura medio sentada ya que no es bueno para su espalda, por lo que si pretendes pasarte unas horas fuera, de compras o haciendo recados, pues no vale. Yo lo usé como silla para el coche. Durante los primeros meses va genial porque está muy recogidita ahí.

bebecar bebecar

En otro post hablaré de las sillas para el coche. Igual que las de paseo, son todo un mundo…

En cuanto mi hija fue más grande, y se sentaba bien, nos decidimos a comprar una silla ligera. Después de hacer un examen exhaustivo de las ofertas del mercado, nos decidimos por la Inglesina Trip. Concretamente en color rojo. A mí me gustaba mucho la violeta, pero era muy de niña y si después viene un nené… pues no valdrá… La elegimos porque las opiniones en internet eran muy favorables. Es manejable, resistente, con ruedas  de verdad y no las que llaman “rodamientos”, y se dobla muy bien ocupando poco espacio. También es ligera, la puedes levantar con una sola mano. Estoy muy contenta con ella. Lo único que no me convenció fue que no se reclina totalmente en horizontal. Pero de todas formas ya hace bastante tiempo que Lucía no se queda dormida en la silla. Además, aunque la niña ya camina y corre, aún la necesitará durante bastante tiempo, así que creo que fue una buena compra.

trip inglesina

 

Por último, comentar que habrá que comprar sabanitas y mantitas para el capazo (a mí me coincidió en invierno, así que llevé a mi hija muy tapadita con toda clase de “ropa de cama”… y luego hay unos saquitos en tamaño estándar para acoplar a las sillas. Son como sacos de dormir, por lo que la niña no corre el riesgo de destaparse. Hay una variedad tremenda, con un amplio abanico de precios. Para el verano también es recomendable tener varias fundas para la silla para ir cambiándolas. Al final se manchan bastante, con la comida, la merienda o algún incidente… Y no se puede salir de casa sin una buena bolsa que vaya colgada de la silla. Las hay que son específicas para ello, pero yo compré una que es más tipo bolsa para ir al cole. Tiene una buena asa que se cuelga de la silla, es amplia y ahí podemos llevar de todo… la ropa de recambio, tres o cuatro pañales, baberos, agua y la merienda… Todo lo que haga falta para pasar el rato fuera de casa.