La otitis.

Mi niña acaba de tener otitis. La pobre, desde que empezó la guardería, ya estuvo enfermita dos o tres veces. Pero nunca fue muy importante, unos catarros sin mayor complicación. Estaba saliendo del último catarro y entonces estuvo dos noches enteras llorando. Por el día estaba más o menos bien, pero por la noche le subía la fiebre y no paraba de llorar. Estuvimos haciendo números para que se calmara. Le dábamos apiretal para la fiebre, pero tampoco sabíamos qué más hacer. No notamos que le doliera nada. Le preguntábamos si tenía pupa y decía que no. Además como por el día mejoraba no nos imaginamos que fuera a ser esto. Estos dos días, lógicamente no la mandamos a la guardería sino que fue a casa de los abuelos. Pues, al segundo día, nos llamaron porque le salía pus de un oído. Entonces fui a buscarla y nos fuimos a urgencias. Ella se portó como una campeona. Fue muy buena, en la sala de espera estaba tranquila y luego, se portó muy bien con la médica que la oscultó. Hasta colaboraba cuando le decía que abriera la boca o se dejara ver los oídos. Lo dicho, Lucía es un angelito.

Resultó ser otitis, por lo que nos mandó darle antibiótico cada ocho horas durante siete días. Y para el malestar y la fiebre, teníamos que alternar el paracetamol con el ibuprofeno. Por suerte solo tomó paracetamol la primera mañana y después ya no le hizo falta. Ya se encontraba mucho mejor. Ahora llevamos cinco días dándole el antibiótico ya que no se puede interrumpir el tratamiento, aunque se encuentre bien. Hoy, lunes, ya fue al cole. Estaba muy contenta de volver.

Y luego me tocó a mí. Nunca fui propensa a la otitis, no recuerdo haber tenido una, ni David tampoco. Menos mal. Pero sí que pillé una buena gripe. Estuve todo el día de ayer fatal, casi me desmayo y vomité la poca comida que había tomado. En todo el día solo comí tres galletas María. Y dormí un montón, ya que me encontraba muy débil y con malestar en los huesos. Hoy ya estoy un poco mejor, aunque muy cansada.

Creo que el invierno acaba de empezar y vamos a salir de una para meternos en otra…