Después de la otitis.

Lucía superó la otitis como una campeona. Los antibióticos hicieron efecto y se encontró mejor enseguida. El problema es que los antibióticos le provocaron diarrea y estuvo así más de una semana. Yo le daba arroz y acuarius y evitaba las verduras, pero no había mucho que hacer. La pediatra nos recetó unos polvos para restaurar la flora intestinal y se los dimos durante cinco días mezclados con un yogur. La tercera reacción en cadena es que se le irritó toda la zona del pañal por culpa de la diarrea. Le echábamos crema protectora (yo solía usar la Johnson’s Baby o la de Babaria que tiene aloe vera) pero no la curaban. Compramos en la farmacia una mejor, la de Seba Med, que por lo menos le aliviaban el picor. La pobre se quejaba mucho y anduvo mucho tiempo con el culito al aire en nuestra casa y en la de los abuelos. Como veíamos que no le pasaba la irritación fuimos a urgencias, otra vez, y resultó ser un hongo. Allí, mi niña volvió a portarse de maravilla, a pesar del picor, ella no lloró. Fue muy buena. La médica que nos atendió nos recetó una pomada para el hongo y otra anti-inflamatoria. Había que echar las dos, una después de la otra, mañana y noche. Tardó cuatro o cinco días en curarse…

Todo ello me hizo pensar en lo buena y fuerte que es Lucía porque no se quejó mucho y siguió siendo feliz igualmente, aunque le picara el culete, aunque tuviera retortijones, aunque le dolieran los oídos… Esperaba pacientemente en la sala de espera de urgencias, se portaba bien con los médicos… Sinceramente, la admiro porque creo que más de un adulto se hubiera quejado mucho más que ella. Ahora todo esto pasó y volvemos a la normalidad.

Anuncios

La recta final.

El martes pasado volví a la cita de los “cintos”. Estuve veinte minutos con ellos puestos y en ese periodo tuve cinco contracciones (de esas que no duelen). Le pregunté a la matrona que me atendía si eso era normal y me dijo que sí, que si tengo muchas contracciones de ésas es que el cuerpo se está preparando para el parto. Así que me quedé tranquila porque sí que noto contracciones cada dos por tres a lo largo del día.

Después, en la consulta de la tocóloga me hicieron otra eco en la que se vió que todo iba bien. El bebé pesa aproximadamente 3,500 kg. Está con la cabecita colocada. En cuanto a la urticaria me explicó que pueden ser cálculos biliares. Esto es un problema de la vesícula biliar que se queda atascada y uno de los síntomas es ese picor por todo el cuerpo. A veces les pasa a las embarazadas por culpa de las hormonas. El problema es que puede derivar en cólicos, que no son convenientes estando embarazada. Por lo tanto, me dieron cita para el próximo martes y dependiendo de los análisis, puede que me dejen ingresada ya para provocarme el parto, ya que no es bueno que tenga esos cálculos durante mucho tiempo en mi estado.

Por un lado me preocupa esto pero por otro casi me alegro de que me ingresen ya que tengo unas ganas locas de dar a luz. Estoy muy incómoda con la barriga, me pesa y me molesta mucho al tenerla baja. Los picores parece que van remitiendo un poco, pero aún así no los soporto nada bien, sobre todo en la zona de la barriga. Y por último, estoy muy cansada siempre. En casa ya casi no hago nada de tareas, estoy sentada o tumbada mucho tiempo, de hecho, como no duermo bien por las noches, suelo dormir buena parte de la mañana o en cama o en el sofá. Aún así intento caminar un poco cada día (es bueno para provocar el parto). Otra cosa que me pasa es que me hinchan las manos una barbaridad por las noches. Eso hace que casi no pueda cerrar los puños cuando me despierto. Además estos últimos días se me duermen los dedos y tengo que ponerlos hacia abajo para que me pase. Tengo ganas de que acabe esto ya y tener a mi pequeña en brazos.

El viernes pasado el médico de cabacera me vió los análisis y dijo que estaban bien, que lo de los cálculos biliares no estaba muy mal. Eso me tranquiliza. Pero dijo que es probable que me ingresen de todos modos para que no haya complicaciones, que ello dependería sobre todo de la persona que me fuera a atender ese día. Por lo tanto, no me queda más que esperar al martes y ver qué pasa.

Por otra parte, también puedo ponerme de parto en cualquier momento, por lo que estoy todos los días pensando en eso. No estoy nerviosa ni tengo miedo, lo llevo bien, es más, tengo ganas de ponerme de parto. Cuando esté sufriendo las contracciones ya pensaré de otro modo… jeje. Puse unas toallas en el coche de mi novio por si rompo aguas fuera de casa.

El otro día me encontré con dos compañeras de las clases de preparación al parto y ya habían dado a luz. Estaban esperando por la matrona con sus bebés y eran tan lindos! El compañero de trabajo de mi novio que esperaba un bebé al mismo tiempo que nosotros también fue papá estos días. Me dan una envidia…

Por último, éstos son los pendientes que compramos para ponérselos a nuestra niña cuando nazca, son super pequeños y muy bonitos:

pendientes

Visita del segundo trimestre al obstetra.

El otro día tocó cita con el obstetra. Me tomaron la tensión, estaba bien y eso que yo me encontraba bastante débil en aquél momento, de hecho, al salir de la consulta me tuve que tomar un café y una chocolatina. También me pesaron. He engordado 5 kilos desde la primera vez que me pesaron. Me dijo el médico que estaba en un buen peso. Yo también me veo bien, más que nada porque como ya comenté en otro post, no creo haber engordado más que en la barriga. Me da un poco de miedo engordar demasiado ya que suelo tener buen apetito y siempre me apetecen dulces, pero creo que me controlo ya que tomo mucha fruta en vez de bollería. Siempre cae algún dulce, ya sea un helado o chocolate, pero creo que lo compenso bien con otras comidas más saludables.

El obstetra me volvió a decir que el que la membrana esté despegada no es nada grave y que suele volver a pegarse sola. Me recomendó pasear mucho. Le pregunté por mi dolor de espalda -en los últimos días me duele la parte baja de la espalda en cuanto camino un poco-, y me dijo que es normal debido al cambio que se está produciendo en la columna vertebral y por el peso, que lo mejor para ello es el ejercicio. Eso sí, no puedo hacer esfuerzos grandes.

Por último, me dió cita para hacer la prueba de la glucosa, que consiste en beber en ayunas una especie de gel muy dulzón y esperar una hora o más para que haga efecto y así puedan ver si existe riesgo de diabetes gestacional. además me hacen otro análisis de sangre y de orina. Repiten la prueba de la toxoplasmosis para ver que todo está bien. Esta cita la tengo en agosto. En septiembre tendré la próxima cita con el obstetra y en octubre la cita con el anestesista para ver el tema de la epidural.

En fin, que tengo la agenda a tope. Hoy me toca ir al dentista. Será una visita rutinaria, porque no tengo molestias y supongo que todo estará bien. Además compré la pasta de dientes que me recomendó la última vez, específica para las encías sensibles y me está haciendo bien ya que no tengo ese dolor al masticar que tuve en aquél momento. El próximo martes tengo ecografía por el privado. Ya contaré aquí qué tal.

Primera cita con el obstetra.

Ayer fui al obstetra. Pensaba que iba a ser otra cosa, que me harían una ecografía o algún tipo de prueba, pero no, a pesar de tener que esperar casi una hora en la sala de espera, estuve cinco minutos en la consulta y lo único que hizo el especialista -eso sí, muy majo- fue comentar los resultados del análisis, lo cual ya había hecho mi médico de cabecera. Me dió cita para hacer otro análisis, el que comenté anteriormente relativo al síndrome de down, y también para hacer la eco.

Tendré que esperar hasta el 10 de mayo para ello. Hasta entonces no sabré nada de mi baby… Me da rabia tener que esperar tanto, veo que en los foros hay chicas a las que se les hacen esas pruebas antes.

Por otra parte, creo que me encuentro mejor. Sigo llenándome en cuanto como algo y muriéndome de hambre al rato, pero llevo dos días en los que no me encuentro mal. El cansancio persiste pero lo llevo mejor. Proximamente comentaré el deporte que hago o debería hacer. Los médicos insisten en que es importante para la salud de la embarazada así que le dedicaré una entrada al tema.

Primera cita con el médico.

Acabo de llegar de mi primera cita en el médico. Después de sorprenderse de la rapidez con la que me quedé embarazada, me dió lo que yo llamé la maratón de citas.

El próximo miércoles tengo cita para hacerme el análisis de sangre y de orina. En él se incluyen entre otras cosas el de toxoplasma y el de VIH.

El jueves, cita con la matrona. No tengo ni idea de lo que me va a hacer.

Después, vuelta al médico de cabecera para que me dé los resultados del análisis. Con éstos, me iré al tocólogo (también llamado obstetra).

Y por último, le haré una visita al especialista que más detesto, el dentista!

Parece que este viaje está empezando de verdad. Sigo sin creérmelo del todo, ya que apenas tengo síntomas. Lo único que noto son molestias en el pecho, pero nada de mareos, ni de problemas con la comida. Estoy cansada pero nada fuera de lo normal. He dejado casi por completo la cafeína y creo que eso me da dolor de cabeza de vez en cuando.

Por cierto, mi novio (que me acompañó al médico) y yo hemos recibido nuestra primera “enhorabuena” por parte de un chico que ni siquiera conocemos, el que nos dió las citas, jeje!